paseos por el arroyo Cabana

Convocada a participar del proyecto artístico Susurro del agua de Marina Robledo propongo ir compartiendo vídeos y fotografías de diversas caminatas realizadas por el arroyo Cabana. Un recorrido que se ha transformado en una meditación en movimiento que suelo hacer sola o acompañando a los residentes de esta casa/Estudio B’atz’. Estos paseos me permiten ordenar pensamientos y conectar mi centro con el ritmo de la naturaleza. Iré compartiendo también notas de diarios, pensamientos originados en estos recorridos.

(paseos por el arroyo de Cabana y otras aguas)

2019-11-15-10.30.13.jpg

18 de noviembre 2019 – Susurro del agua de otro río que ha de aparecer en este reinicio. El río marrón de mi infancia al que terminará por llegar el agua del arroyo Cabana. Esto ilustraría muy bien mi recorrido personal al pasado. Como decía Bourgeois: mis recuerdos son mis documentos.

Tenemos poco tiempo y tal vez no.

13 de noviembre 2019 – La cuenta de los años.

El tiempo es relativo, frase armada que se repite constantemente. Pero que sólo se la entiende con la experiencia real de vivir el no-tiempo.

(por eso estas anotaciones irán y vendrán con agregados de “presentes”  haciendo un encabezado “movible”)

1 de octubre 2019 – Mientras continuábamos el recorrido del arroyo El Torto y todo ese monte serrano que lo hace girar tanto, como a la ruta, me di cuenta que hace mucho que no sueño con L. Me estremece tanto esa ausencia ¿qué vendrá? ¿qué cosa impensada me tocará vivir próximamente?

29 de septiembre 2019 – (cumpleaños de Carole, la imagino pasando un hermoso día en Séte)

Desde ayer viajamos con mi mamá por las “colonias” de los alrededores de 25 de mayo, su pueblo de la juventud y dónde íbamos -hace muchos años- los fines de semana a visitar a los parientes. La noche del sábado dormimos en casa de tía Edith y volvimos el domingo por la tarde a Oberá. Confirmé que todos los saltos y arroyos del camino seguían allí. Ya en casa cenamos y jugamos a la canasta las dos solas (solas hay muchas mujeres en mi familia, actualmente).

Estaba en un extremo de la biblioteca 
que era bastante grande (no conocida por mí fuera del sueño) 
me veo concentrada acomodando libros. 
Miro al otro extremo del espacio y para mi sorpresa 
veo a D haciendo lo mismo. 
No hablamos y trabajamos sin parar. 
Rodeados de cierta penumbra. 
Hacia el medio de la habitación 
-que es aparentemente curva- hay un sector 
que está en una significativa oscuridad. 
¿Es un cráter que se abre hacia afuera del recinto?. 
Hay una cosa rara que no alcanzo a ver, 
me doy cuenta que ambos evitamos llegar allí. 
Nos miramos de reojo de vez en cuando así como a esa "oscuridad".
Me parece que a D le causa angustia "eso" que hay ahí, que no alcanzo a ver 
¿es un tunel? ¿significa peligro? ¿miedo a la amistad?

7 de Julio 2019 – Umepay (cerca del Durazno, retiro de yoga Iyengar)

Otro arroyo. Este es grande y lo veo desde la ventana de mi casilla (espacio de 2,50 x 2,00 metros). El habitáculo se llama Los Granadillos indica un cartel en la puerta. El baño está afuera. Hace frío.

¿Empieza hoy una nueva etapa? ¿cuando dilucidamos una etapa que “empieza”?

Empecé a leer Spinoza disidente (de Tatián)

Escribo algunas notas:

Ética: de lo que hay, hacer algo bueno – potenciar la vida – evitar aquello que nos acerca a la muerte.

La ética y la política ¿contrastan con la estética y la moral?

Estética: percepción o sensibilidad a través de los sentidos (apariencia física) – Política: orientación o manera de actuar en un asunto determinado (acción física)

Este mundo va hacia la destrucción – sin ética (vida) – sin política (organización de la vida) – la estética está, al fin, ligada a la moral, lo que parece que “está bien”: negar la ética. No soy moralista ni estética, pero ejercer una ética y una política te deja sola. Sostener una ética es de por sí un suicidio en contextos moralistas.

¿cuál sería la reconciliación de las partes? ¿cómo vivir sola -en soledad- sin renunciar a trabajar por el bien común?

Tenemos poco tiempo o tal vez no – en vez de ser desertora – ser disidente.

Disentir.

Con “mi trabajo” he buscado dar una orientación a cada asunto determinado y entre los “síes” y “noes” de las instituciones y las personas que se han involucrado en mis proyectos. Ambigüedades que albergaban una esperanza.

DSCF4408

23 de junio 2019 – Lectura: Spinoza una introducción (Tatián)

No se puede entender filosóficamente que la nada salgo de algo, así como tampoco se puede entender filosóficamente que algo pase a ser nada.

Todo puede ser pensado.  

1.  La naturaleza es absolutamente infinita. El hombre no es el centro  ni el fin de esa naturaleza, sino que es una modificación de ella, un modo.

2.  Existe necesariamente Dios. No se puede pensar que no exista. Dios no es creador del mundo, sino  causa del mundo. Es una causa inmanente de todas las cosas que permanece en las cosas mismas que produce.  

Nada existe en la naturaleza de lo que no siga algún efecto. Más allá de la causa, las cosas son capaces  de producir efectos, son capaces de afectar como fuerzas productivas. Todas las cosas producen efectos, emiten significados, intervienen sobre las otras cosas.

Spinoza  cambia “nada es sin causa” (Leibnis) por: “nada es sin efectos”

3.   Existe necesariamente aquello de lo cual no se da razón ni causa alguna que impida su existencia.  Lo obvio, lo dado es la existencia no la nada. “¿Por qué ocuparme de la muerte? cuando yo estoy ella no está, cuando ella está, no estoy” (Epicuro). 

Duchamp decía que la muerte no le preocupaba porque siempre el que se muere es otro. Pero sé que cuando muere un otro que es parte de nuestro cuerpo y espíritu nos morimos un poco -o no tan poco- por el efecto de vivir a medias con esa nada imposible de explicarnos.

Pensar lo que hay, eso es la ética: combinar los encuentro de una manera tal que se incremente nuestra potencia de vivir y evitar aquellos que la merman. 

4. En la naturaleza no se da ninguna cosa singular sin que se dé otra  más potente y más fuerte. Se da una muerte singular y puede ser causa de una necesidad de reconciliación con esa cosa de la naturaleza que nos arrebató su ser.

No hay bien ni mal. Hay encuentros, seres, cosas, circunstancias convenientes o inconvenientes. El bien y el mal sucede en nosotros y no en las cosas.

7 de junio 2019 – Del natural (lectura)

Díficiles de descubrir son

los alados vertebrados de la prehistoria,

almacenados entre tablillas de pizarra.

Pero si veo ante mí la nervadura

de mi vida pasada, en una imagen,

pienso siempre

que tiene algo que ver con la verdad.

El cerebro trabaja de continuo

con alguna huellas, por más débiles

que sean, de autoorganización,

y a veces de ello surge

un orden, en algunos aspectos hermoso

y tranquilizador, pero más cruel también

que el anterior estado de ignorancia.

¿Hasta dónde retroceder para encontrar el comienzo?

                                 W.G. Sebald (1988)

3 de mayo (cumpleaños de Marina, una gran pena no haberla conocido antes!)

5 de abril 2019  –  Largas caminatas estos días por la ribera del arroyo Cabana.

Hoy empezó la cátedra libre sobre Berger propuesto por María Paulinelli en UNC, junto a un amplio equipo de trabajo. María los presenta: Gustavo, María Pía, Rodrigo, Pablo, Emilio y Guillermo y explica:

Una "cátedra libre", según denominación del Artículo 31, propone un espacio interdisciplinar y de experimentación. Valores muy propiciados por Berger, Londres 1926 - Alpes 2017 fue su espacio biográfico. Fue un habitante de la contemporaneidad que no se dejó llevar por la leyes de su tiempo, el tiempo es lo que lo definió. 
Estudió la forma de representación y sus modos, la crítica cultural y las formas del relato en la intertextualidad. Y también quiso un mundo diferente, por eso se radicó en los Alpes para estudiar la vida campesina.

Por estas últimas palabras es que me interesa este curso. Hace tiempo que pienso en la vida campesina. En la sencillez de vivir lejos del ruido y en la sabiduría de prepararnos nuestros propios alimentos para el cuerpo y para el alma.

En este momento de mi vida, con tarea de la maternidad casi cumplida y recordada como la mejor parte vivida hasta ahora, con mucho proceso de trabajo y material recopilado de esos procesos en su mayoría realizados con otros, qué decisión tomar? ¿Buscar el mundo de la exhibición como hizo Bourgeois en su momento (también crió tres hijos y muchos artistas contemporáneos a ella la consideraban sólo una ama de casa que hacía decorados para teatro)? ¿O tomar el camino de Sara Maitland, viajar al silencio y desde ese lugar -de pocos roces con otros indeseables- pensar uno que otro proyecto? O algo “entre”, ese espacio que siempre, desde recuerdo, conozco muy bien. Entre experimentar la vida campesina y salir cada tanto para ver gente que valga la pena. Entre dejar una puertita abierta para que me visite esa misma gente y pasar tiempo sola.

21 de abril 2019 –  Intolerancias y dudas ¿cómo trabajarlas?