Intercambios arte-arquitectura: Sánchez Goldar – De Oliveira




Intercambio entre Sanchez Goldar y De Oliveira
(Río Ceballos, Junio 2008)


detalle de pieza, obra “correspondencia”



fachada de la primera etapa.


Soledad Sánchez Goldar: por honorarios de proyecto y dirección para una vivienda dio como pago el traje de hombre que bordó en la obra “Correspondencia”.
Graciela De Oliveira: proyecto y DT para construcción de su vivienda en ciudad de Río Ceballos. El diseño ha sido realizado en conjunto con la comitente y opiniones con otros arqs.
El 15 de Noviembre concluimos la primera etapa de obra y ya está habitada.

La planta baja está construida con bloques de cemento vistos.
La planta alta diseñada en láminas de acero onduladas vistas, interior madera.

Agradecemos Colaboración de estudio Marshisio+Nanzer en proyecto
y a Fabián Schünke en representación gráfica.




Ingreso principal, casa con dos plantas.

(*) González Palma entrevista a Regina Galindo

Luis: Viendo las imágenes que has presentado de tu trabajo siento que hay en él una relación muy estrecha con la representación del martirio en el arte religioso católico. ¿Cómo ves tu obra en relación a la representación de la experiencia sagrada en nuestra cultura católica?

Regina: Para ser honesta yo no se ni entiendo mucho de religión. Ya sea catolicismo o cristianismo es algo muy lejano en mi vida consciente. Fui bautizada en la religión católica e inclusive hice mi primera comunión, pero en la casa de mis padres jamás nos obligaron a creer en algo, ni en imágenes, ni en santos, ni en milagros. Mi padre ha sido siempre un eterno buscador y en esa búsqueda pasó por algunas iglesias. Durante un tiempo asistió al templo de Sai Baba y nos llevo algunas veces, pero tengo a penas memoria de ello. Luego asistió a una iglesia cristiana y se la creyó un tiempo, pero gracias a dios (jeje) se dio cuenta del engaño y lo dejó.
Tengo un hermano que es una eminencia, filósofo y con una gran inquietud por la búsqueda de la verdad y el conocimiento por lo que gracias a él y a mi padre, mi casa estuvo siempre repleta de todo tipo de libros esotéricos. Algunos los leí, muchos los tengo pendientes como los libros de Isis sin Velo…
De las cosas más valiosas que me enseñó mi padre, fue en no creer en la iglesia como organismo, como institución. En admirar a los iniciados como Buda, Krishna, Jesús. Tengo poco conocimiento real, pero tengo la herencia de pensar libre, de saber que la religión es un invento y un sistema para manipular al ser humano, a veces puede ser una ayuda, un apoyo pero en la medida en que uno se sepa libre y sea consecuente con su propia vida y su propia verdad. (Hablando acá no solo de esta vida sino las que nos anteceden).
A mi me parece que mis imágenes remiten más directamente al sufrimiento real, al cotidiano, al martirio (si se quiere llamar así) del ser humano en su día a día viviendo en este mundo de mierda, de opresión, de jerarquías y poder.
En algunos casos, o en muchos, sí tengo un referente directo y consciente hacia ciertas imágenes o cierta iconografía que utiliza la cultura católica, pero ha sido resultado de una investigación en pro de la imagen que deseaba construir. Por ejemplo, en el caso de El Peso de la Sangre, tomo como elemento la gota de sangre cayendo sobre mi cabeza, de la misma forma que la gota de agua caía sobre el cuerpo de las monjas torturadas. Acá la utilización de este elemento es racional e intencional, ya que me parecía que se construía una imagen fácil de entender para el observador. El título mismo aludía a ese peso, al peso de la culpa… de haber nacido acá, de ver lo que día a día sucede, de formar parte de este absurdo en donde se desperdicia tanta sangre.
Igualmente en el caso de Cepo, en donde estuve sostenida por este aparato 12 horas consecutivas en un pequeño patio que daba al muro trasero de la prisión más antigua de Roma. También en Limpieza Social, en donde, para referirme a una situación muy actual, recurro al agua y a la limpieza obsesiva de un cuerpo. Esto para citarte algunos ejemplos.
Todo esto evidencie que aunque yo conscientemente me siento libre de cualquier atadura religiosa, en el fondo, toda esta imaginería quizás me acompaña ya que de una u otra forma me ha construido. Talvez no de forma directa, pero sí debido a un contexto más abierto como lo es mi sociedad cercana que cree firmemente en la voluntad de dios, en que él sabe lo que hace, en qué todo lo ve.

Luis: Hay en varias de tus acciones una búsqueda del límite, un intento controlado de rozar el espacio de muerte, el borde del desfallecimiento consciente, proyectando una imagen cercana a lo extático. Siento que en tu trabajo hay una búsqueda del espacio erótico. ¿Cómo te sientes respecto a esto?

Regina: Hay que pensar acá que cada quién tiene sus propios límites y lo que para otros puede ser una experiencia cercana a la muerte, para mi sea simplemente un ejercicio de dominio o control corporal.
Yo veo la muerte como algo lejano, no me he acercado a ella más que una sola vez en mi vida y fue a causa de un terrible accidente que tuve en automóvil mientras estaba embarazada de 6 meses de mi hija Isla. Esa vez lo sentí cerca, le temí. Fue real.
Yo trabajo generando imágenes que hablen de la muerte, que sean un reflejo de ella. Cómo se vería, cómo sería… pero son imágenes y allí se quedan. Quizás el espectador tenga una experiencia más cercana a la muerte al ver mi cuerpo tendido, que yo misma al estar sedada, ya que para mi es simplemente el resultado de estudiar bien cómo fabricar la imagen y obviamente un efecto médico, versus que para el otro es un cuerpo vivo pero al mismo tiempo sin vida.
Algo que si me parece certero, es que en muchos proyectos he trabajado con un espacio límite, (para mi como te decía no es un límite entre muerte y vida ya que a mi entender es límite no existe o se esta vivo o muerto), un espacio en donde el cuerpo está sin estar. Ya sea inconsciente, o inmóvil o paralizado de alguna manera. Y pensándolo y repensándolo me doy cuenta que esta fue una imagen muy cercana a lo largo de toda mi vida. Tengo la imagen de mi madre, que durante toda mi infancia tuvo episodios de depresión fulminante en donde estaba sin estar, o bien con un ataque de migraña que la tumbaba durante horas, días sin hablar, sin hacer ningún gesto. La recuerdo sentada en una silla al lado del refrigerador, escondida de algo que nunca terminé de entender, inaccesible para nosotros….
Ahora bien, sobre el espacio erótico, me parece que es algo que debo repensar y estudiar. Yo nunca he visto ese lado erótico en mi trabajo, pero es interesante que alguien más lo encuentre.

Luis: ¿Qué valor le das al sonido en tu obra, al producido por el balbuceo, el ahogo, o el silencio prolongado y las pisadas silenciosas?

Regina: Le doy un valor altísimo. Bueno dependiendo del proyecto. Pero en la mayoría el sonido o la falta de, esta presente. Yo trato de pensar en todos los detalles que una acción pueda generar. En el caso de Cabecita Negra yo tenía previsto el sonido de la herramienta contra la madera, sabía que el sonido iba a envolverlo todo e iba a ser hermoso.


Luis:
Tu búsqueda de voluntarios hombres en varias de tus acciones hacen patente la agresión, que resistes y registras. ¿Cuando buscas una figura masculina (imagen paterna) para agredirte, qué es lo que estas buscando o deseas transmitir?

Regina: Puedo decir conscientemente que la presencia de hombres en mis trabajos no se debe a un trauma o una herida no curada con respecto a mi padre. Mi padre es un ser con el cual ya he hecho las paces. El fue un cabrón pero lo reconozco y él lo reconoce también. En un momento fue importante y crucial en mi vida esta aceptación para así poder seguir en mi camino de crecimiento individual, ya sin esas ataduras y esos pesos del pasado.
Los golpes que él pudo haber propiciado, la violencia que él pudo haber ejercido dentro de mi familia serán su eterno error, él carga con ello todos los días y quizás lo seguirá haciendo un par de vidas más pero yo no tengo ya nada que recriminarle porque he entendido que todo lo negativo que sucedió fue una consecuencia del amor. Amor enfermizo, patológico… quizás, pero amor al final. (me gusto mucho la lectura de qué hablamos cuando hablamos de amor porque es algo que yo muchas veces he pensado, en todas las caras que puede tener el amor, son tantas, son tan incomprensibles… pero son lo que son y son parte de un todo).
Al trabajar con hombres lo hago porque intento con cada acción ACERCAME lo más posible a la realidad. Y son los hombres quienes en la realidad han ocupado esos lugares de victimarios. A ellos les ha tocado jugar el papel de violadores, asesinos, torturadores…. recordá también de dónde vengo. Vengo de Guatemala: acá todavía, los hombres juegan con gusto ese papel.
Yo no tengo problemas solamente con la imagen de mi padre violento. Tengo problemas con la imagen de los cientos y cientos de hombres violentos. De mi amigo que borracho me empujo al piso y me dio dos patadas. Del hombre escupiendo a una mujer públicamente en una calle de Turquía. Del marero que confiesa haber violado a una niña de 4 años. Del director de migración que me pide 500 dólares para no dejar a mi amiga dominicana en el aeropuerto toda la noche, con el aviso de que “usted ya sabe lo que le puede pasar a su amiga”. Tengo problemas con los hombres que nos dicen putas, con los compañeros que nos llaman feministas mal cogidas.

En fin… en resumidas cuentas, mi padre es culpable pero está ya cumpliendo su condena. Cuando utilizo otros hombres no lo hago con la intención de reflejarlo a él. No, el mundo está repleto de bestias y es sobre estas bestias las que me interesa hablar.

Mi padre es solamente el resultado de esta sociedad. A él lo educó una mujer y lo educó mal. Así que posiblemente tengo más problemas con la figura borrosa de mi abuela paterna quien fue la responsable de crear y criar a un hombre con tantos miedos e inseguridades.
Tengo problemas con las sociedades más que un ser humano.

Luis: El agua, presente en algunas de tus acciones, amenaza y asfixia. ¿Le otorgas un valor simbólico particular a este elemento que históricamente ha tenido una relación con la vida, con el renacer y con la limpieza cuidadosa?

Regina:El agua la he visto como un elemento más. Pero un elemento que es vida y como tal tiene múltiples significados y significantes. El agua es principio, es dolor, es final. El agua somos nosotros en nuestro interior y es nuestro contexto. Es nuestro cielo y la única forma de apaciguar los infiernos. (hablando de religión, je je)

Luis: En el registro fotográfico de tus acciones tu te muestras más con los ojos cerrados que abiertos, (viajar con ojos vendados, estando sedada y dormida, desfallecida frente a un choque eléctrico por un breve tiempo, proyectando imágenes sobre tu cuerpo con los ojos vendados) usualmente tu mirada no confronta, y tus ojos cerrados aparecen constantemente en las imágenes que te representan. Hay una entrega a la mirada del otro, una entrega que es también un deseo de ser vista sin ver. ¿Qué significado tiene para ti, tu mirada y la forma en que la niegas? ¿Crees que al sentirte/saberte vista tú te construyes de alguna forma?


Regina:
Tú sabes que los ojos son la mirada interior porque lo has trabajado y estudiado mejor que nadie. Cuando yo hago una pieza veo mi cuerpo como mi herramienta, mi lienzo… pero no me interesa que mi cuerpo cuente mi historia personal sino sea un reflejo de un cuerpo colectivo; por lo que es importante este alejamiento. Si veo a los ojos al público corro el riesgo de que él público me vea a mí, “Regina” y no vea un cuerpo que puede ser cualquier cuerpo y el cuerpo de todos.
Yo no quiero confrontar a nadie. Quiero que las imágenes o acciones que se fabrican con o sin mi cuerpo, lo hagan.
En mis acciones, yo no soy yo. Lo que tu ves, lo que la gente ve es mi cuerpo, hacia afuera, no hacia dentro. Si me topo con una mirada corro el riesgo de asumirme, de sentirme y debo ser fría y estar lo más alejada posible para resistir.

(*) en nuestra memoria: entrevista 3


Graciela De Oliveira:

Dora García en un debate en AVAM (tema “la lucha por el estatus”) dijo que:
“no existe oposición entre ser subvencionado y ser crítico, se puede ser crítico y estar subvencionado. El artista tiene el privilegio de morder la mano que le da de comer. Es mejor estar adentro y mirar hacia fuera, que estar afuera y mirar hacia dentro. Es lo más efectivo”

1- ¿Qué puedes decir la actualidad contemporánea de la sociedad en la que te desenvuelves, es tu obra crítica para con ella o te sientes un representante local?
2- ¿Tu lugar de procedencia responde a tu obra, se comunica o repara en ella?

3- ¿Trabajas con instituciones de tu país?
4- ¿Cómo ves la relación del arte contemporáneo y las instituciones allí?
5- ¿Crees que hay un ideal de institución para el arte contemporáneo?

(4 de agosto 2008)

DAVID PEREZ
1 La ética del ser humano es lo que genera la cuestionante, cada uno dependiendo de su experiencia experimenta diferentes niveles de pensamiento. No creo que el artista deba depender de esta para enfatizar su propio trabajo, el trabajo en si es lo que reconoce su existencia. En cada obra que realizo existe un grado que obedece a cómo lo asume el espectador. Pero si existe la intención de generar un cuestionamiento entre ambas partes. Un contacto que va de lo individual hacia algo más colectivo.
2 claro, es inevitable que en algunos trabajos existan rasgos o elementos que te reconocen tu lugar de origen. Aunque el contenido final se acerque a algo mas colectivo y universal. Creo que en la actualidad es bastante difícil tener algo particular que no sea reconocible a nivel general. solo son elemento variables de un contenido similar.
3 cuando me invitan si
4 poco a poco se han ido aceptando nuevas formas de trabajo, aunque Aun existe la necesidad de entender y asumir la responsabilidad de algunas corrientes. Seria fatal pensar que la institución te representan la única opción de mostrar lo que se hace y no aprovechar otros espacios y medios que sirvan de plataformas aunque al final terminen igual siendo instituciones solo que manejada de otra manera.
5 no , cada quien idealiza su propia institución de trabajo y la desarrolla a medida que se aprovecha de esta.

LUIS GONZALEZ PALMA
1- No entiendo bien la pregunta, pero te digo lo que pienso al respecto. En mi caso no siento que mi obra sea crítica para con la sociedad, puede ser un tanto reflexiva y aunque siento que me interesan temas muy amplios como el amor/el desamor, el tiempo como caída o la muerte, todos ellos tienen un origen con mi experiencia de infancia en Guatemala.
2- Ambas cosas, viva en donde viva mi obra es un constante diálogo con la cultura que formó, consciente o inconscientemente mi forma de entender el mundo.
3- Sí, lo he hecho, tanto en Guatemala como en Argentina que es en donde vivo.
4- Guatemala ha sido un país en donde los espacios dedicados al arte contemporáneo han sido creados por artistas en la mayoría de los casos. Eso les quita cierto carácter institucional y los ha hecho mas espacios para experimentar, algo mas cercano al espíritu contemporáneo en el arte. En Córdoba, que es en donde vivo, la relación del arte contemporáneo con las instituciones es más tradicional, poco espacio para el riesgo y para el diálogo y la discusión.
5- sí, una que cambie con el espíritu de su época, que se vaya destruyendo y construyendo al mismo tiempo.

REGINA JOSE GALINDO
1- No me parece que el artista muerda la mano de quien le da de comer… me parece que la frase está mal formulada. El artista come de su propia mano, fruto de su trabajo. No le debe nada a nada ni a nadie. Ese es un artista. Una persona que no está atado a nada, a ninguna institución ni ninguna firma comercial. Hace lo que hace por que le place, porque es lo que tiene y debe hacer por convicción. No es un publicista que crea o produce con el claro objetivo de generar consumo. Su ética depende de sí mismo. No es una cuestión de ser efectivo. El artista es libre, de otro modo, no es un pensador y como tal su creación será simplemente un producto. Un artista está donde se le da la gana de estar, puede estar adentro y afuera al mismo tiempo y ver hacia ambos lados.
2- Mi contexto cercano, lo que más a la mano tengo cuando abro los ojos normalmente es un dolor. A veces, cuando estoy afuera, lo olvido, pero me lo recuerdan al poner los pies en mi país. Soy crítica con mi sociedad, con mi contexto porque no lo acepto. No me dejé formar por él. Soy resultado de lo que mi sociedad quería que fuera… soy lo opuesto. Soy una mujer pensante, libre, en constante crecimiento, pero con rabia. Una rabia que por momentos dejo reposar porque la vida por ratos es demasiado bella para que me amargue por completo por todo lo que sucede a mi alrededor.
Yo no soy representante de nadie. Me represento a mi misma. No le juego la vuelta ni le doro la tortilla a ningún cerote por allí. No soy representante de belleza con mi escaso metro y medio pero me las arreglo como puedo.
Ayer tuvimos una lectura de poesía con un grupo de amigas guatemaltecas, que escribimos por placer, por necesidad porque así lo decidimos. Un hombre, compañero, de nuestra propia generación argumentó públicamente sobre nosotras: “Yo no voy a escuchar a ese grupo de feministas mal cogidas”. Ese mismo día yo había llegado de viaje y recordé que eso es vivir en Guatemala. Eso es normal. El que un hombre, compañero te descalifique y te violente de tal manera es normal. Ese es mi puto contexto, cómo no responder a él?
3- ¿Trabajas con instituciones de tu país?
Por favor… jajaja
4- En mi caso no existió, no existe y dudo que pueda existir. No tengo información para hablar de ello.
5- un ideal de institución para el arte contemporáneo…
Que sea una institución como Demolición Construcción por ejemplo. Que creen en tus proyectos, que te apoyan en el momento de la producción, te motivan, te colaboran. Te cuestionan y te obligan a revisar tu trabajo y tus propios pensamientos. Que trabajan al lado tuyo…

(*) en nuestra memoria: entrevista 2


Graciela De Oliveira:
-Muchas veces se dice que los artistas que están trabajando en este momento temas sociales, políticos o conceptos que tienden más para la acción, se quedaron en los 60s y 70s, ¿Tú que piensas de este comentario y el soporte de la acción actualmente?

-Para el concepto “demolición” hemos consultado mucho un texto de Marcelo Viñar, que exiliado en París en el año 78 publicó con el nombre “Pedro o la demolición” en “L’Evolution Psychiatrique”, en la que decía hablando de la tortura: “la barbarie utiliza métodos muy elaborados que toman en cuenta esta verdad originaria: la primacía de la relación del hombre con su cuerpo”
¿Tú, como accionista o performista qué puedes decir de esta verdad originaria?

REGINA GALINDO
Bueno se dicen muchas cosas pero a mi me parece eso muy interesante. Eso está bien, el crear diálogo, discusión, que se debatan las cosas. Ese punto de vista surge obviamente de los puntos de poder del arte, es decir de las centrales, Europa y estados unidos. Todo en el mundo es un sistema y el sistema del arte es solamente un brazo más de este entretejido. Nosotros siempre seremos vistos como la periferia, estaremos segmentados ya que así es más sencillo manejarnos, controlarnos. El arte NO es una moda. no debería de serlo ni debería de ser cambiante y adaptable al mercado de consumo.
En el arte acción o cualquier otra manifestación hay dos puntos sobre los cuales nos debemos detener y analizar. No es una cuestión tan simplista como que los latinoamericanos “hacemos arte político, social o “contextual” como le llaman últimamente… acá yo vuelvo a lo que siempre discuto. Somos artistas no activistas, por lo que hagamos lo que hagamos, más allá de la temática importa la solución formal que le demos a nuestro trabajo.
Es muy difícil que un artista se deshaga de su contexto, por lo que es muy fácil caer en estas temáticas, pero el punto es cómo se abordan, cómo se manipulan.
Además, que el arte acción exista desde ese entonces no le resta validez a lo que actualmente se hace. hay que observar las diferencia que son evidentes. El dibujo existe desde que existieron los primeros hombres y sigue siendo válido.

¿Cómo estableces los límites de tu cuerpo en la acción?
Mi cuerpo es mi herramienta, está al servicio de mis ideas. No es una cuestión de límites sino del control y la habilidad que tengamos en el uso de nuestras herramientas.
A mi me interesa ese mundo oscuro, ese lado que no todos ven o mejor dicho ven, pero no se detienen a observar. Me interesan todos los sistemas de poder y con cada acción lo que pretendo y hacer una especie de juego en donde se inviertan los mismos.

DAVID PEREZ

Una acción es una imagen en donde se reúnen varios elementos, el cuerpo aunque es la forma más cercana a nuestro propio yo, es solo uno mas. pienso en situaciones y cuestionamiento que se generan al ordenar y agrupar estos elementos. el cuerpo es la forma concreta de todo un interior racional y abstracto que necesita pertenecer.

No establezco ningún limite pienso mas en posibilidades.

SOLEDAD SANCHEZ GOLDAR

No concibo el arte sin una acción, todas las disciplinas del arte tienen que ver con la acción, la pintura, la escultura, la música contienen la energía del artista, la energía condensada en las pinceladas, en el golpe del martillo en el mármol, el arte es eso, el uso de la energía canalizada en una idea, el arte no “debería” ser pasivo ni de conceptos, ni de ideas ni política, ser artista es una elección política frente a la vida en cualquier época.
Como chiste podría decirte que los que dicen eso se quedaron en los neoliberales y menemistas 90´s.

Con respecto a esta idea de la primacía de la relación del hombre con su cuerpo puedo decirte que en mi obra como accionista considero mi cuerpo como materia, resultado, tiempo, espacio y energía en la obra, es generador de signos, imágenes, ideas y a su vez es el espacio donde se sucede y receptáculo de los vestigios de la misma.
Mi cuerpo genera y contiene historia, todos los elementos que entran en juego en el arte de acción están conjugados en el cuerpo.
No me gusta hablar de límites trato de que mi cuerpo y mi energía se expandan, todo es posible.

(*) en nuestra memoria: entrevista 1

Graciela De Oliveira:
De una entrevista a Tarkovsky de finales de los 70:
P: ¿Cuál es la responsabilidad del artista?
T: Un artista debe expresarse a sí mismo en su vida real de la misma forma que expresa su trabajo…
P: ¿cuál es la conexión entre sus películas?
T: No lo sé. Ud. mismo tiene que encontrar la conexión…
P: ¿a quién van dirigidas sus películas?
T: No creo que una obra deba ser para que la vea todo el mundo…

Basándome en esta entrevista a Tarkovsky, me gustaría saber las respuestas de uds, ante estas inquietudes que comparto con el periodista. A la vez relacionar inquietudes de ese momento (70s -80s) y el presente.

(26 de julio 2008)

LUIS GONZALEZ PALMA
¿Qué opinas de la responsabilidad del artista?
Pienso que la responsabilidad es para con él mismo. Lo digo en el sentido de que su obra es reflejo de su forma de pensarse como individuo y un vehículo para reflexionar sobre el mundo en el que vive.

¿Hay un hilo conductor buscado en tu trabajo (político, personal, social, etc.)?
No sé si sea buscado, creo que es algo que va aflorando con el tiempo. El trabajo se va dando y es el resultado de las inquietudes, los temores, los anhelos que tienes, es la forma de trabajarte emocional e intelectualmente. Hay elementos que persisten y de eso te das cuenta con el tiempo. Estas constantes puedes leerlas como hilos conductores que le dan cierta unidad a tu obra, pero siento que al final son las propias obsesiones o misterios, que insistentemente buscas resolver.

¿Tienes presente (intencionalmente) el “para quién” diriges tu obra? ¿con quién esta se comunica habitualmente (otros artistas, público en general, quién responde a la obra, etc.?
Intencionalmente tengo el deseo de crear imágenes que inviten a ser contempladas, casi puedo decir “escuchadas”, y me imagino que las hago para personas que están buscando lo mismo que yo: dar sentido a una sensación o experiencia de vacío.

REGINA GALINDO
¿Qué opinás de la responsabilidad del artista?
Me parece que uno tiene una responsabilidad con uno mismo, con su trabajo, con lo que cree, con lo que hace. Todos somos responsables en parte de todo lo demás. Un artista es un trabajador común y corriente, simplemente eligió el arte como su medio de vida.

¿hay un hilo conductor buscado en tu trabajo (político, personal, social, etc.)?
Podría decir que el cuerpo, manifestado o utilizada de una u otra manera. Este generalmente, por no decir siempre, esta presente. la cuestión es que cuerpo? el mío propio o el cuerpo humano como metáfora del todo…

¿Tienes presente (intencionalmente) el “para quién” diriges tu obra? ¿con quién esta se comunica habitualmente (otros artistas, público en general, quién responde a la obra, etc.?
No. Mi trabajo no esta construido pensando en la recepción o aceptación del otro. surge de inquietudes, intereses e investigaciones propias y claro, al mostrarlo deja de ser mío y es del otro… el otro y uno mismo siempre están unidos.

DAVID KARMA PEREZ
¿Qué opinás de la responsabilidad del artista?
Ese es un tema que sirve para justificar algunos discurso del arte. No creo que el artista deba tener una responsabilidad a lo externo de su obra, mas que solo con su obra misma. ¿hay un hilo conductor buscado en tu trabajo (político, personal, social, Etc.)? a veces me lo propongo y me pasa, otras veces no me preocupo por lo que hago y me sigue pasando. Aunque no me lo planteo me dirijo mas hacia la cosas que de una forma u otra mas me afectan. sin importar su connotación u origen.
¿Tienes presente (intencionalmente) el “para quién” diriges tu obra? ¿con quién esta se comunica habitualmente (otros artistas, público en general, quién responde a la obra, etc.? Cuando pienso en una obra de arte, no me imagino el publico que formara parte de ella. pienso que es demasiado utópico creer que cierto publico será quien pueda entender la obra u otros no. El artista y el espectador forman parte del mismo conjunto no hay diferencia entre ellos.

SOLEDAD SANCHEZ GOLDAR

¿Qué opinas de la responsabilidad del artista?
Creo que los artistas tienen las mismas responsabilidades que cualquier ciudadano, en mi caso trato de aportar tanto desde mi pequeño rincón de artista como persona, lo importante para mi es ser consecuente entre lo que pienso y hago y ante todo ser honesta conmigo misma y con los demás.
¿hay un hilo conductor buscado en tu trabajo (político, personal, social, etc)?
De momento el hilo conductor es mi experiencia personal, mi historia personal, que es un pequeño reflejo de una historia más general, más macro. El accionismo es a la vez una elección política dentro del campo de las artes.
¿Tienes presente (intencionalmente) el “para quién” diriges tu obra? ¿con quién esta se comunica habitualmente (otros artistas, público en general, quién responde a la obra, etc?
Trabajar sobre mi historia familiar fue un modo de encontrarme con mis seres queridos de un modo constructivo y amoroso, con ellos dialogo los procesos y lo que construyo, ellos son una parte fundamental de mis proyectos y el mejor apoyo, es allí cuando siento que el arte es reparador.
En cuanto a los circuitos trato de mostrar en todos los lugares que pueda, en la calle por supuesto, es un espacio hermoso para dialogar con personas que no estén vinculados a las artes y eso me encanta, es muy enriquecedor para mi. Luego… todo se va de las manos y es inmanejable, lo que recibe y siente el otro….

ANDRES ASIA

¿Qué opinás de la responsabilidad del artista?

Creo que el artista tiene la misma responsabilidad que cualquier persona.
Uno influye y es influido por el contexto.
Considero importante el echo de plasmar la visión de lo que uno experimenta,
Procesa, reflexiona y acciona como puede ser el echo de un cantautor al llamar
o incitar a alzar la voz o un cineasta nos haga conmover con su documental ,
nos cause desagrado una estatua en una plaza o emocionarse con una serenata.
Personalmente trato de aportar mi granito de arena desde mi espacio de acción y
Lo Considero un lugar muy importante ente otros para ejercitar la honestidad y
ser consecuente con lo que digo y hago para mi y los demás.

¿hay un hilo conductor buscado en tu trabajo (político, personal, social, etc)?

Como artista estoy ligado a los sentidos y a las emociones…
Al incursionar en la música llegue a replantearme conceptos como
“sonido-armonia-RUIDO-escuchar-fusion-FEEDBACK-conviviencia-silencio-ECO-distorcion “y otros que me generaron trabajar desde un lugar donde pueda romper prejuicios para escuchar, sentir y pensar.
SI no me gusta lo que recibo debo prestar atención a lo que emito, eso lo aprendí del ECO.
Busco también encontrar o generar climas y sensaciones y eso habla de un espacio y de tiempo como también ser un puente o un disparador para quien lo percibe.
Es mi arte una herramienta de expresión mediante un lenguaje que adopto como propio donde construyo mi lugar y trabajo además en hacer una búsqueda espiritual al construir un campo de acción entre emisor y receptor aspirando al FEEDBACK.
Hacer arte en si ya es una acción política y uno plasma su filosofía.

¿Tienes presente (intencionalmente) el “para quién” diriges tu obra? ¿con quién esta se comunica habitualmente (otros artistas, público en general, quién responde a la obra, etc?

Trato de mostrar lo que hago en todo espacio posible, ya sea en la calle, la red, un garage o donde sea posible .
Trato de compartirlo con quien desee compartirlo y lo que despierte en otros luego ya
escapa de mi alcance, lo importante para mi es que no pase desapercibido.